Aigües vives

VALENCIÀ

La revista Aigües Vives naix al setembre del 1979 pel compromís cívic d’un reduït grup de joves de la Vilavella i “la vila nova” de Nules (la Plana Baixa). Publicaria fins a 6 números entre l’any 1979 i 1980. Es tracta d’un grapat de fulls que produirà l’associació cultural del mateix nom, seguint l’exemple d’experiències culturals en pobles veïns de la Plana. Borriana en faria l’espill, de paradigma a perseguir, tot i les diferències insuperables entre la potència de l’Associació Borrianenca de Cultura (l’ABC) i les magres capacitats inicials del grup Aigües Vives.

De la dotzena de joves i entusiastes promotors de l’Associació Cultural Aigües Vives (ACAV) només dos estaven llicenciats, tres estudiant i la resta (si no tots) treballàvem al camp. Provenen d’orígens ideològics diversos, encara que creuen en la democràcia que acaba de nàixer i en un major desenvolupament de les llibertats, individuals i col·lectives. Era el moment de la reclamació de l’Estatut d’autonomia del País Valencià, amb manifestacions populars històriques al voltant del 9 d’Octubre. De manera que la nova revista oferiria un marcat caràcter social, amb un toc sarcàstic, sense arribar al pamflet, tot i cercar la crítica de la realitat local des d’una perspectiva de valencianisme cívic.

“Desde unas posturas progresistas y con el lenguaje de la calle”, tracten de fer una crònica política, divulgar la història local i la llengua pròpia, defensar la natura i la igualtat social, tot denunciant els abusos socials i la discriminació de la dona, segons que es recollia en la primera editorial. Així es constatable l’emergència dels nous conflictes, alternatius als clàssics entre treball i capital, els quals donaran lloc posteriorment als nous moviments socials, com l’ecologisme, el feminisme… Les preocupacions centrals de l’ACAV semblen actuals tot i que foren plantejades fa 40 anys. Com n’és el seu llenguatge: Tirar de la manta, derribar muros de silencio. “Con los ojos abiertos y los oídos atentos vamos a intentar tirar de las mantas necesarias para romper este muro de silencio”.

En síntesi, els objectius d’Aigües Vives serien: informació local; obrir debat per somoure les consciències i fer poble. “A los nulenses todavía nos falta conocernos. Tenemos demasiadas cosas obscuras bien sea por apatía, bien porque hay intereses creados.” Era una època en que hi havia certa accessibilitat als espais socials i, sortosament, poca desconfiança en qui preguntava, si no considerem certs sectors poderosos, agressius i encara resistents de l’antic règim. Hi ha un cert respecte a la pluralitat ideològica i informativa. La revista apareix en un context social i polític d’apertura, amb la Transició i l’inici dels ajuntaments democràtics. Així la missió principal d’Aigües Vives resta exposada en el seu segon article editorial: “Esta asociación promoverá actos de índole cultural, recreativa, como por ejemplo jornadas ecologistas, conferencias sobre nuestra historia, problemáticas sociales… Y dará apoyo directo a aquellas fiestas plenamente populares”. Les FAN dels 70,s.

En efecte, l’ACAV participarà i organitzarà actes diversos de caire conservacionista, de recuperació del patrimoni natural i del patrimoni històric; fent debats en favor de l’autonomia del País Valencià, actuant a Nules o en la Vilavella, Moncofa o Mascarell. De fet, de la dotzena d’integrants, 3 n’eren de la Vilavella i la resta de Nules (vegeu-ne el consell de redacció). L’associació estava liderada, de fet, per Josep Lluís Gozalbo tot i que seria presidida per Joan Vicent Cavaller, atenent el seu mèrit intel·lectual i també l’exigència d’assegurar-ne la independència operativa i de línia editorial. Una parella dels membres del consell de redacció eren militants del PCPV, l’organització majoritària de l’oposició al franquisme a la Plana, i serà a la seu dels comunistes de Nules on es reuniria i prepararia cada número de la revista. Eixos motius expliquen l’èmfasi en la independència de la iniciativa cultural. “L’AV es una revista independiente y progresista, y, como tal, dará cabida a todo aquel que se sienta identificado con estos dos principios, por más que les pese a quienes crean que pueda ser portavoz de alguna organización política o algún grupo de presión”.

S’accentua la independència de criteri, l’obertura a la participació i alhora la transparència. “En el apartado financiero de la revista, siempre tan fundamental, hacemos constar que los gastos de confección-imprenta de cada número ascienden normalmente a 17.200 ptas. Habiéndose repartido 530 ejemplares del primer número, queda por el momento asegurada la independencia económica”. En aquell moment, un jornal de collidor de taronja rondaria les 1000 ptas/dia. En el segon número s’aconseguirien les 200 subscripcions i es superarien també els 500 exemplars venuts.

Fou un projecte engrescador i paulatinament participatiu. L’edat mitjana dels col·laboradors baixava cada mes alhora que s’incorporaven més joves estudiants. Per a portar la revista amb dignitat feien falta moltes hores de treball ja que tot era manual , i artesanal en podríem dir. Les columnes s’escrivien a màquina i es maquetava retallant les tires de textos per enganxar-los amb cola en un patró abans d’enviar-la a la impremta Nicolau d’Almassora. Recollir informació es feia a base de gastar temps i sola de sabata. I la distribució i la venda es faria porta a porta, entre els companys de treball, les amistats o el quiosc de Sales en la plaça major. Quan la campanya de la taronja per a uns i els estudis per a uns altres exigiren més i més temps, va caldre espaiar i retardar l’eixida del número següent.

L’entusiasme del grup promotor pel projecte, l’esforç individual i el voluntarisme no en serien prou. Eixe any, a més, no hi va haver una bona campanya tarongera i a la gent li costava renovar-ne la subscripció. A estes raons objectives s’hi han d’afegir les subjectives: els vincles personals, amb el pas del temps, s’afebliren alhora que divergien les trajectòries professionals o vitals del nucli inicial, raons causals de la finalització d’esta iniciativa pionera en la comunicació i el canvi social a Nules.

Julián Clausín i Josep Pérez

CASTELLÀ

La revista Aigües Vives nace en septiembre de 1979 por el compromiso cívico de un reducido grupo de jóvenes de Vilavella y “la vila nova” de Nules (la Plana Baixa). Publicaría hasta 6 números entre el año 1979 y 1980. Se trata de un puñado de hojas que producirá la asociación cultural del mismo nombre, siguiendo el ejemplo de experiencias culturales en pueblos vecinos de la Plana. Borriana haría de espejo, de paradigma a perseguir, todo y las diferencias insuperables entre la potencia de la Asociación Borrianenca de Cultura (la ABC) y las magras capacidades iniciales del grupo Aigües Vives.

De la docena de jóvenes y entusiastas promotores de la Asociación Cultural Aigües Vives (ACAV) sólo dos estaban licenciados, tres estudiando y el resto (si no todos) trabajábamos al campo. Provienen de orígenes ideológicos diversos, aunque creen en la democracia que acaba de nacer y en un mayor desarrollo de las libertades, individuales y colectivas. Era el momento de la reclamación del Estatuto de autonomía del País Valenciano, con manifestaciones populares históricas alrededor del 9 de Octubre. De forma que la nueva revista ofrecería un marcado carácter social, con un toque sarcástico, sin llegar al panfleto, a pesar de buscar la crítica de la realidad local desde una perspectiva de valencianismo cívico.

“*Desde unas posturas progresistas y con el lenguaje de la calle”, tratan de hacer una crónica política, divulgar la historia local y la propia lengua, defender la natura y la igualdad social, denunciando los abusos sociales y la discriminación de la mujer, tal y como se recogía en la primera editorial. Era así constatable la emergencia de los nuevos conflictos, alternativos a los clásicos entre trabajo y capital, los cuales darán lugar posteriormente a los nuevos movimientos sociales, como el ecologismo, el feminismo… Las preocupaciones centrales de la ACAV parecen actuales a pesar de que fueron planteadas hace 40 años. Cómo es su lenguaje: Tirar de la manta, derribar muros de silencio. “Con los ojos abiertos y los oídos atentos vamos a intentar tirarr de las mantas necesarias para romper este muro de silencio”.

En síntesis, los objetivos de Aigües Vives serían: información local; abrir debate para remover las conciencias y hacer pueblo. A los nulenses todavía nos falta conocernos. Tenemos demasiadas cosas obscuras bien sea por apatía, bien porque hay intereses creados.” Era una época en que había cierta accesibilidad en los espacios sociales y, afortunadamente, poca desconfianza en quien preguntaba, si no consideramos ciertos sectores poderosos, agresivos y todavía resistentes del antiguo régimen. Hay un cierto respeto a la pluralidad ideológica e informativa. La revista aparece en un contexto social y político de apertura, con la Transición y el inicio de los ayuntamientos democráticos. Así la misión principal de Aigües Vives queda expuesta en su segundo artículo editorial: “Esta asociación promoverá actos de índole cultural, recreativa, como por ejemplo jornadas ecologistas, conferencias sobre nuestra historia, problemáticas sociales… Y dará apoyo directo a aquellas fiestas plenamente populares”. Las FAN de los 70,s.

En efecto, la *ACAV participará y organizará actos varios de cariz conservacionista, de recuperación del patrimonio natural y del patrimonio histórico; haciendo debates en favor de la autonomía del País Valenciano, actuando en Nules o en Villavieja, Moncofa o Mascarell. De hecho, de la docena de integrantes, 3 eran de Vilavella y el resto de Nules (ved el consejo de redacción). La asociación estaba liderada, de hecho, por Josep Lluís Gozalbo a pesar de que seria presidida por Joan Vicent Cavaller, atendiendo a su mérito intelectual y también a la exigencia de asegurar la independencia operativa y de línea editorial. Una pareja de los miembros del consejo de redacción eran militantes del *PCPV, la organización mayoritaria de la oposición al franquismo en la Plana, y será en la sede de los comunistas de Nules donde se reuniría y prepararía cada número de la revista. Esos motivos explican el énfasis en la independencia de la iniciativa cultural. “Es AV una revista independiente y progresista, y, como tal, dará cabida a todo aquel que se sienta identificado cono estos dos principios, por más que les pese a quienes crean que puedría ser portavoz de alguna organización política o algún grupo de presión”.

Se acentúa la independencia de criterio, la apertura a la participación y a la vez la transparencia. “En el apartado financiero de la revista, siempre tan fundamental, hacemos constar que los gastos de confección-imprenta de cada número ascienden normalmente a 17.200 ptas. Habiéndose repartido 530 ejemplares del primer número, queda por el momento asegurada la independencia económica”. En aquel momento, un jornal de “collidor” de naranja rondaría las 1000 *ptas/día. En el segundo número se conseguirían las 200 suscripciones y se superarían también los 500 ejemplares vendidos.

Fue un proyecto alentador y paulatinamente participativo. La edad mediana de los colaboradores bajaba cada mes a la vez que se incorporaban más jóvenes estudiantes. Para traer la revista con dignidad hacían falta muchas horas de trabajo puesto que todo era manual , y artesanal podríamos decir. Las columnas se escribían a máquina y se maquetaba recortando las tiras de textos para engancharlos con pegamento en un patrón antes de enviarla a la imprenta Nicolau de Almassora. Recoger información se hacía en base de gastar tiempo y suela de zapato. Y la distribución y la venta se haría puerta a puerta, entre los compañeros de trabajo, las amistades o el quiosco de Sales en la plaza mayor. Cuando la campaña de la naranja para unos y los estudios para otros exigieron más y más tiempo, se tuvo que espaciar y retrasar la salida del número siguiente.

El entusiasmo del grupo promotor por el proyecto, el esfuerzo individual y el voluntarismo no serían suficientes. Ese año, además, no hubo una buena campaña “tarongera” y a la gente le costaba renovar la suscripción. A estas razones objetivas se tienen que añadir las subjetivas: los vínculos personales, con el paso del tiempo, se debilitaron a la vez que divergían las trayectorias profesionales o vitales del núcleo inicial, razones causales de la finalización de esta iniciativa pionera en la comunicación y el cambio social en Nules.

Julián Clausín y Josep Pérez

Aigües Vives 1979/1980

Aigües vives.PDF

Publicat en

29 de octubre 2016

Temàtiques

  • història de Nules
  • imatges de Nules